Seguramente como actor has escuchado el término “vocal fry”  también conocido como “voz rota”. Es el resultado de bajar el final de las palabras a un registro más grave, lo que hace que las vocales vibren de forma irregular,  lo que hace que la voz suene grave, crepitante o temblorosa.

Esta tendencia se ha popularizado gracias a Kim Kardashian. Pero no da un resultado siempre agradable y aunque está en boga,  es posible que te esté costando perder papeles,  o problemas incluso más allá del ámbito de los actores.

Esto es por supuesto un patrón cultural, que puede responder además a varios factores,  pues parece que las mujeres buscan alcanzar el registro vocal de los hombres,  el resultado es molesto tras un tiempo,  sin mencionar que muchas veces por enfocarse en el efecto,  una actriz -o incluso un actor- puede perder la intención o peor aún la dicción.

Es probable que como principiante creas que te ayuda a producir un impacto  por ser un tono de moda, pero puede ser contraproducente, la mejor sugerencia que tenemos para ti es que siempre sigas las instrucciones de tu director,  y si tienes una sugerencia, la propongas con él primero.

 

Sin comentarios aún

Comentarios