Muchas veces al plantearte ser actor piensas naturalmente en la fama,  incluso es probable que muchas veces te imagines estar en un lugar y que la gente te pida tu autógrafo,  o tomarse una “selfie” contigo.

¿Qué pasaría si eso no sucede?

La realidad es que aunque puede ser un paso lógico no siempre es así.  Por cada actor de fama nacional o internacional hay muchos que no son conocidos salvo por su medio o los más cercanos. Incluso es posible que muchos actores tengan un rostro que reconoces sin saber su nombre,  pero recuerdas algunos de sus trabajos.

Es común confundir la fama con el éxito, sobre todo en la profesión de actor, o de músico, tal vez de deportista profesional,  pero no es lo que ocurre con muchas profesiones. ¿Puedes mencionar un plomero famoso? ¿Una secretaria? Incluso empresarios con gran responsabilidad pueden no ser conocidos por el mundo. Y con esa concepción cultural incluso quienes te apoyaban al principio pueden comenzar por presionarte.

Pregúntate,  ¿qué es lo que te hace querer dedicarte a la actuación?  ¿Es una necesidad vital para ti?

Aquí radica la importancia de hacer tu trabajo con el corazón,  si no puedes vivir sin el escenario, o la cámara, si tu pasión es crear personajes y contar historias,  no tienes de que preocuparte,  con pasión, paciencia y disciplina encontrarás la fuerza para abrirte camino y seguramente podrás vivir de tu oficio. Y no nos malinterpretes,  es probable que alcance la fama y celebridad,  que es fruto de la pasión y el esfuerzo que pongas en tu trabajo.

 

 

 

 

 

Información de onstage

Sin comentarios aún

Comentarios