Muchas veces cuando quieres seguir una carrera en actuación piensas “¿Tengo talento?” O buscas la certeza de que  tienes el talento antes de perseguir tus sueños. Pero piensa,  ¿es en serio que el talento puede solucionarlo todo?

Decirle a un joven (o no tan joven) actor que todo se trata de tener “talento” o de tener un “buen físico” no sólo es falso, sino que además no tiene nada de amable.

El talento por sí mismo no sirve de nada si no tienes la disciplina para desarrollarlo. Nadie nace sabiendo y el talento sin técnica muchas veces se queda corto.  El éxito es la suma de muchos factores, principalmente, el compromiso que se manifiesta en la disciplina y el respeto,  el deseo de aprender y sobre todo la voluntad y la convicción de lograr tu objetivo pueden suplir la “falta de talento” .

Lograr tus metas es un compromiso que requiere un esfuerzo diario para que todo se dé conforme lo deseas.  Como nuestra Directora General Patricia Reyes Spíndola lo dice

“El secreto es combinar pasión, paciencia y disciplina”.

Sin comentarios aún

Comentarios