Cuando terminas tu preparación se siente anticlimático, no hay mucho cambio salvo que no tendrás que destinar determinadas horas a la escuela. Lo primero que piensas es seguiré en castings y buscando trabajo.  Pero la verdad es que te enfrentas a lo incierto.  Debes tener en cuenta que no hay dos personas iguales,  la jornada de dos actores puede ser totalmente distinta incluso asistiendo a la misma escuela y con los mismos maestros, cada uno tiene su propio ritmo y eso está bien,  recuerda que la paciencia es clave.

Lo primero que te sugerimos es que procures mantenerte “en forma”  genera tu propio proyecto incluso con tus ex compañeros,  produzcan una obra o un video para redes sociales, nunca dejes de actuar , la disciplina te ayudará a tener éxito.

Toma riesgos,  aprende cosas nuevas en el proceso,  debes aprender a crear tus oportunidades si no las encuentras, tú puedes ser un factor de cambio para mejorar el salto entre la escuela y la vida laboral,  tu pasión es y será siempre lo que haga la diferencia.

 

 

 

con información de onstage

Sin comentarios aún

Comentarios