Con una sonrisa y emocionado, fue como el actor Héctor Bonilla agradeció el reconocimiento que lo avala como Patrimonio Cultural Vivo.

El nombramiento fue entregado por la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, mientras el público del Teatro de la Ciudad aplaudía de pie.

“Quiero agradecer a todos los presentes esta alimentación a mi ego, verdaderamente monstruoso, de casualidad no me grito para salirme del escenario“, dijo el homenajeado

Al homenaje asistieron los más allegados al actor, como su esposa Sofía Álvarez y sus hijos Sergio y Fernando Bonilla.

Además de grandes amigos como el director Alberto Lomnitz, las diputadas Consuelo Sánchez, Bertha Luján y Lilia Rossbach y el actor Damián Alcázar, que viajó de Lisboa a México para estar en este evento en honor a su maestro y amigo.

“Estamos aquí ante un ser íntegro de pies a cabeza, que es un ser generoso que a través de su arte, de su congruencia social y política, de su compromiso; ha sabido demostrar su calidad humana que le representa. A nombre de los habitantes y visitantes de la ciudad, es decirte Héctor que para esta ciudad eres un orgullo, eres un honor, eres un patrimonio cultural vivo que vamos siempre a respetar y que vamos siempre a señalar como un ejemplo a seguir”, expresó José Alfonso Suárez del Real y Aguilera, Secretario de Cultura de la Ciudad de México, después de entregarle su nombramiento.

“Gracias por lo que nos has dado en los escenarios, en la vida pública y social, en la amistad, en la familia, en todas las facetas en que usted siempre ha dado lo mejor de sí mismo y esto te hace invaluable“, añadió.

Héctor Bonilla advirtió que hablaría de política y comentó que dos veces rechazó una candidatura para un cargo público; sí aceptó formar parte del Congreso Constituyente y comentó que el cambio se da con la participación.

Como en toda celebración la música mexicana no pudo faltar, la cantante Rosy Arango y el Mariachi Lira de Oro, acompañados del Ballet Huizache, realizaron una fiesta mexicana en el escenario.

Interpretaron temas como “Luz de luna“, “La llorona“, “María Chuchena” y “El cascabel“, haciendo que Damián Alcázar se levantara a bailar con el ballet.

“Maestro le vengo a cantar porque se me da la gana, porque México necesita de gente como usted que dice lo que piensa. Yo al igual que usted creo la verdadera revolución viene de la educación y el arte. Señor, maestro, primer actor, chilango, gracias por haber estado aquí“, expresó Arango antes de abrazar a Héctor Bonilla.

Finalmente, la cantante le pidió que cantara con el mariachi un poco del tema “Tierras rojas“, escrita por él y aceptó aclarando que tal vez no se acordaría de la letra.

“La hice para lucimiento del mariachi, para que mundialmente lo que nos representa en el mundo, que es la música del mariachi, suene“, comentó Bonilla antes de ponerse a cantar en su propia fiesta y así cerrar la celebración.

Sin comentarios aún

Comentarios